Cómo dar la bienvenida a nuestros trabajadores después de las vacaciones

La vuelta al trabajo es costosa para todos y por eso desde aPortada hemos pensado 8 consejos que pueden ser útiles para superar con éxito la vuelta a la rutina.

 

  1. ¡Digamos no a los correos! Después de un período inactivo, las bandejas de entrada deben estar saturadas. Dejemos que los trabajadores se adentren poco a poco a este mundo electrónico interminable: mandemos correos solo cuando sea necesario y como siempre ¡una comunicación cara a cara se agradece mucho más!

 

  1. Encuentros informales: ¿Hay tiempo para un vermut? Organizar un encuentro con los trabajadores para contarse las vacaciones ayudará a hacer más llevadera la vuelta a la rutina. Y para seguir con alguna tradición veraniega, un vermut puede ser una gran idea.

 

  1. Ahora más que nunca, motivación: después de unas semanas tomando el sol, descansando o viajando y disfrutando del tiempo con la familia y/o los amigos, estar motivado no es tarea fácil. Los trabajadores necesitan retos y objetivos nuevos, asequibles y a corto plazo.

 

  1. Novedades, las justas: las buenas noticias siempre son bienvenidas, pero las malas no. Si tenemos que comunicar un cambio que afectará de manera negativa o una noticia que no causará mucha alegría, procuremos no hacerlo el primer día… Si no es muy urgente, podemos esperar unos días.

 

  1. Las reuniones, hoy no, mañana: el primer día es sagrado, no hace falta organizar reuniones justo al llegar (siempre que sea evitable, claro). Si la reunión ha esperado durante todas las vacaciones, no irá de un día más.

 

  1. Reunión de equipo: Una reunión de equipo para ponerse al día y repartir tareas es esencial. Si no la hacemos el primer día, que sea el segundo o el tercero.

 

  1. Conceder un deseo: siempre hay espacio de mejora en la compañía y para demostrar que se valoran las opiniones de los trabajadores, se les puede invitar a que propongan acciones de mejora. Después de las vacaciones, seguro que alguna idea ronda por su cabeza.

 

  1. Y por último, keep calm y empatiza: mantener al equipo activo y motivado es importante, pero procuremos no someterle a muchas presiones. Unos días de aclimatación y una vuelta gradual es necesaria para todo el mundo.

 

La comunicación interna es esencial en cualquier organización y en cualquier momento del año (no sólo después de las vacaciones…). Si queréis potenciar vuestra comunicación y mantener a vuestro equipo bien informado y motivado, no dudéis en contactar con aPortada.

 

¡Nosotros ya hemos puesto en práctica estos 8 consejos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + 18 =

He leído y acepto la Cláusula de Consentimiento