El arte de acceso libre y gratuito por Internet ya no es una utopía

Este enero el Museo de Culturas del Mundo abría sus puertas en el Born de Barcelona, donde estaba el antiguo Museo de arte precolombino Barbier-Müller. El nuevo museo comparte la misión tradicional de este tipo de equipamientos: la preservación, la presentación y la difusión de patrimonio artístico y cultural, en este caso, de África, Asia, América y Oceanía.

Durante la creación y lanzamiento de un museo, escoger la política de funcionamiento y de difusión se impone como una cuestión clave ahora que es todo un reto captar visitantes, sobre todo, para los pequeños museos. Innovar en este sector para adaptarse mejor a los nuevos perfiles de visitante y los nuevos canales de comunicación es posible. Así lo demuestra la iniciativa atrevida y visionaria puesta en marcha a lo largo del 2014 por el centro londinense Wellcome Collection.

Wellcome Collection ha llevado al límite las oportunidades que hasta ahora existían sobre la presentación y la difusión museística: ha colgado en Internet a través de su sección Wellcome Images más de 100.000 imágenes de su colección, que pueden bajarse en alta resolución y ser utilizadas libremente siempre que no exista ánimo comercial. (Más información en el artículo del diario 20 minutos)

Este museo, que se define como “el destino gratuito de los incurablemente curiosos”, tiene uno de los fondos iconográficos más ricos, singulares y diversos del mundo. Obras de arte (40 grabados de Goya, entre ellos), fotos de época y fotos de temática social, ilustraciones y manuscritos religiosos, láminas médicas y anatómicas… todo, accesible haciendo un clic desde casa.

Nuevos tiempos requieren nuevas prácticas y Wellcome Collection ha apostado por la libre y gratuita circulación del conocimiento. Este curioso museo inglés parece haber comprendido que la asistencia a los museos ya no se asegura por la mera presentación de obras, sino por la propuesta de experiencias in situ como charlas, debates o visitas adaptadas según tipo de público.

Iniciativas como ésta en el sector expositivo y museístico abren nuevos horizontes en cuanto a concepción de los modelos de museos. Por ejemplo, ¿necesita un museo un espacio físico para continuar realizando parte de su misión tradicional como es la presentación y la difusión de patrimonio? El espacio abstracto e infinito de Internet se perfila como nuevo ‘lugar’ para la captación de nuevos visitantes, ahora ya convertidos en ‘usuarios’ y ‘seguidores’.

La apertura de nuevos museos y centros expositivo como el reciente Museo de Culturas del Mundo deberían servir a una ciudad como Barcelona, moderna y dinámica, para que se atreviera a apostar y a introducir en el sector iniciativas innovadoras y creativas como ésta. ¡Bravo Wellcome Collection!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 5 =

He leído y acepto la Cláusula de Consentimiento