El arte de la improvisación. Échale valor(es)

Perduran en el tiempo y en un contexto de cambios rápidos y constantes. Definen el modo en cómo una organización y sus personas quieren comportarse y colaborar, tanto en sus relaciones con el entorno como en la gestión interna. Y hemos dedicado doce meses a trabajar cinco. ¿De qué hablamos? ¿Has oído hablar de los valores corporativos? ¿Has participado en algún proceso de definición de valores y puesta en práctica de los mismos?

Durante el pasado 2017, uno de nuestros clientes se propuso poner en marcha un plan de acompañamiento e interiorización de valores con el que lograr que los trabajadores conocieran no solo cuáles eran, sino también las actitudes y comportamientos que yacen detrás de ellos y se alinearan tanto a nivel individual como miembro de la organización. En aPortada le dimos forma al plan.

Trabajo en equipo, compromiso, profesionalidad, satisfacción del cliente e innovación. Doce meses para trabajar en cinco valores y hacerlo de un modo original, participativo, lúdico y creativo, en el que todos pudieran sentirse parte de y con el objetivo de fortalecer equipos y lograr la alineación de los trabajadores. Porque a fin de cuentas los valores son la esencia de lo que somos y hacemos, parte de nuestro relato y a todos nos gusta trabajar rodeados de personas con valores. Y porque sí, es posible vivir y dirigir una organización de otro modo.

Durante doce meses hemos organizado distintos talleres con trabajadores en los que se han identificado actitudes y comportamientos relacionados, también barreras y limitaciones para ponerlos en práctica en el día a día. La falta de escucha activa, el miedo al rechazo, la resistencia al cambio, la falta de comunicación, el exceso de protocolos, la gestión del tiempo… y un largo etcétera del que han surgido también, y esto es lo que cuenta, múltiples ideas para superarlas y poder implantar en el día a día los cinco valores corporativos.

Hemos tenido brainwriting, jugado al pictionary, escrito relatos colaborativos con la técnica creativa del cadáver exquisito, practicado calentamiento teatral, dinámicas en grupo para agilizar mente y cuerpo, hecho uso del humor y de la creatividad, la expresión corporal y la improvisación. ¿Improvisación? Sí. Improvisación para algo nada azaroso como son los valores corporativos de una empresa u organización. ¿Cómo? De la mano de Improshow y haciendo uso de ejercicios teatrales para interiorizar con humor y actuaciones, risas, ironía y verdades, cinco conceptos que nos han permitido profundizar también en el fortalecimiento de equipos, la comunicación y la confianza entre sus miembros. ¿Improvisación muy pensada y con propósito final? Es posible.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × uno =

He leído y acepto la Cláusula de Consentimiento