¿La cultura es masculina?

Escrito por Cristina Salvador

El jueves 6 de septiembre la Feria de Tàrrega y la entidad sueca Subtopía organizaron un foro de debate sobre cultura Catalunya-Países nórdicos llamado “Foco nórdico”.

 25-9-12(1a)

Los amigos de la Feria me invitaron a moderar y presentar las conclusiones de la mesa sobre género y cultura, que llevó el título de eQuality. Las reflexiones que se derivaron fueron muy interesantes y las quería compartir con vosotros.

Suecia y los países nórdicos viven un gran renacimiento del movimiento feminista y la cuestión de la igualdad de oportunidades de ambos géneros está a la agenda mediática y política. En Catalunya, en cambio – seguramente porque tenemos otras cosas en qué pensar últimamente que suponen más urgencia – no es un tema de debate y, tal y como constatamos a la conversación, la palabra feminista genera ciertos anticuerpos y se relaciona con los movimientos de los años 70.

25-9-12(2a)

Necesitamos aquí en casa nuestra este renacimiento? Tenemos el trabajo hecho? Nos hemos parado nunca a pensar quién dirige la cultura del país? Grandes festivales, equipamientos, entes públicos… son básicamente dirigidos por hombres, se comentaba a la mesa de debate, mientras que en Suecia más del 50% de los lugares directivos en el ámbito de la cultura estaban ocupados por mujeres.

Por qué es importante pensar si es un hombre o una mujer quien dirige una entidad? Tenemos que recurrir a cuotas para corregir una situación desigual? Estas y otras preguntas surgieron al debate. Tove Sahlin de Shakeitlab comentaba que la respuesta de que hace falta *primar la calidad por encima del género podía ser una trampa, porque hay que ver quién define la calidad. Decía Tove que “los hombres han tenido 400 años para equivocarse, ahora es el turno de las mujeres”. ¿Qué pensáis?

A la conversación concluimos que las mujeres necesitaban querer, poder y alguien que crea. Hacen falta apoyos estructurales, crear red y, sobre todo, asumir la visibilidad. Las mujeres todavía somos demasiado invisibles públicamente y hace falta que perdemos esta prudencia. ¿Qué pensáis?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − nueve =

He leído y acepto la Cláusula de Consentimiento