La desconexión cultural

Como dice Jodorowsky, “cuando los países se desmoronan y se caen lo único que queda de ellos es la cultura, por eso es tan importante. Un país sin cultura va a la desaparición”.  La cultura es una representación, la cultura es legado, la cultura es aprender.

Pero en una sociedad acelerada donde cada vez tenemos más prisa por todo, la cultura es ése momento de desconexión que necesita nuestra mente para oxigenarse. Ese instante en el que el tiempo no importa y nos sentamos delante de Kubrick o de Dalí. La evasión de ese momento nos permite desconectar de una rutina a veces demasiado enraizada en nosotros mismos.

Durante el día a día, es complicado encontrar ese momento de desconexión, de aire nuevo. El smartphone, siempre presente, nos obliga a estar alerta. Inconscientemente estamos esperando ese “bip” aunque haga horas que hayamos dejado la oficina. Siempre pensando en el “mañana tengo que…”.

Aprovechemos estos momentos de desconexión. Paseemos por el Museo Egipcio y contemplemos la historia de la primera momificación. Dejemos que las leyendas de pirámides y excavaciones nos posean por unos instantes. Atrevámonos a que la danza nos transmita y nos contagie sus bailes en Olot.

La cultura nos desconecta de la rutina. Desconectémonos estos días de descanso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + 7 =

He leído y acepto la Cláusula de Consentimiento