Las claves del cambio





El viejo dicho de “renovarse o morir” está hoy más vigente que nunca. Vivimos en un entorno cada vez más volátil e incierto. La aparición de nuevas tecnologías, la incorporación de nuevas generaciones en el mundo laboral (los millenials, generación Z…), la internacionalización económica o la aparición de nuevos competidores externos son algunos de los desafíos que obligan a las empresas a estar preparadas para el cambio. Y no solo eso, sino a tener la habilidad de motivar a su gente para alcanzar la renovación continua.

El concepto “gestión del cambio” es un término muy amplio que varía en función de quién lo explique. Para un tecnólogo, la gestión del cambio se limita a cómo cambiarán los procesos cuando cambiemos de un sistema informático a otro. A alguien de un área de organización, le interesará gestionar cambios en la estructura de un departamento o cambios en el organigrama de la empresa. En cambio, para alguien de RRHH es imprescindible saber cómo gestionar un cambio en los valores o en la cultura de la organización.
Sea cual sea la naturaleza del cambio, lo más probable es que nos encontremos con resistencia por parte de la organización. La gente suele tener miedo a lo desconocido y a salir de su zona de confort. ¡Pero gestionar el cambio con éxito no es misión imposible!

A continuación os explico como:

  •  Genera percepción de necesidad de cambio: Los americanos lo llaman “burning platform”, por el símil con una plataforma petrolífera en llamas en el medio del mar. Si una plataforma arde, no hay otra alternativa que saltar. El cambio radical únicamente ocurre cuando los factores que lo impulsan son más fuertes que los que impulsan a permanecer en la situación actual. Se trata pues, de crear condiciones que hagan inviable mantener el status quo y fuercen al cambio.
  •   Comunica constantemente y hazlo desde el inicio: No se trata de explicar los cambios una vez ya han ocurrido, sino de hacer partícipe a la organización desde el minuto uno. Es necesario dar a conocer de forma clara las necesidades del cambio, su justificación: el por qué y para qué. Solo de este modo, conseguiremos que los equipos hagan suyo el proyecto y participen en el activamente.
  •  Cuantifica los resultados: Dicen que lo que no se puede medir no se puede controlar, y lo que no se puede controlar, no se puede mejorar. Ante cualquier cambio, es crucial identificar los indicadores que nos permitirán medir si hemos conseguido los resultados esperados. Estos indicadores nos servirán también para identificar desviaciones y corregir acciones.
  •  Consigue éxitos a corto, medio y largo plazo: Es habitual que en grandes procesos de transformación la organización empiece con mucho impulso, pero que este impulso vaya perdiendo fuerza porqué los resultados no llegan hasta al cabo de unos meses  (¡o incluso años!). Es clave conseguir resultados a corto y medio plazo que avalen lo positivo del cambio, y que además nos ayuden a convencer a los más escépticos.
  •   Y last but not least… ¡Celebra los resultados!: Si hemos involucrado a los trabajadores desde el principio y les hemos informado durante todo el proceso… también les tenemos que hacer partícipes de los éxitos conseguidos y agradecerles su esfuerzo y participación. De esta manera nos aseguramos que el cambio se perpetúa en el tiempo.

One Comment

  1. Interesante articulo Mireia, ademas las acciones que indicas las aplicaria tanto a una empresa (grabde o pequeña) como a la actividad de un profesional individual. La falta de metodo y mala gestion del tiempo muchas veces hace que un proyecto no triunfe como nos esperamos, y todo radica en organizarse en linea a todos los puntos que indicas.
    Añadiria solo un detalle, y es la investigacion continua, y me refiero a la tarea de busqueda y analisis constructivo de cara a mejorar lo ‘que’ haces y ‘como’ lo haces, mejorar tu performance, no solo objetivos, sino retos que te permitan estar satisfecho de tu dia a dia.
    Podria extenderme mas pero al fin y al cabo es plantar la semilla de la motivacion, que tendria que activar nuestro dia a dia en todo lo que hacemos.
    Creo que todo gestor de equipo y de si mismo debe siempre tener esto presente para conseguir renovarse, mejorar y no morir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

9 − 1 =

He leído y acepto la Cláusula de Consentimiento