El hombre que cambió el futuro

Una lección de historia, de deportividad y de inteligencia emocional. Estos son sólo algunos de los ingredientes de la última  película de Clint Eastwood, Invictus, nominada a dos premios Oscar en las categorías de mejor actor protagonista (Morgan Freeman) y mejor actor de reparto (Matt Damon).

El film explica como Nelson Mandela (Freeman) consiguió aliarse con el capitán de la selección nacional de rugby, François Pienaar (Damon), para reconciliar Suráfrica después del apartheid. El presidente Mandela, acabado de elegir, sabe que su país continúa dividido racialmente y económicamente. Con el convencimiento que puede conseguir la unión de su gente a través del lenguaje universal del deporte, Mandela espolea el equipo de rugby sudafricano, los Springboks, porque consigan una gesta histórica a la Copa del Mundo de 1995.
La película se inspira en el libro El factor humano, donde John Carlin (periodista que fue corresponsal en Suráfrica) explica como la capacidad de seducción y la tenacidad de Mandela lo trajo desde pasar 27 años a la prisión hasta ayudar a mitigar el odio racial en su país.
En el fondo, la historia de Mandela es la de un hombre honesto que tiene claro porque quiere luchar y está dispuesto a dedicar toda su vida a encontrar un futuro mejor por su país. En tiempo como los que corren, marcados por la desafección política, las luchas de intereses y los líderes mediocres, el ejemplo de Mandela nos ayuda a mantener la esperanza en la mejora de la sociedad.
Cogéis inspiración… el mundo necesita más Mandelas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + 7 =

He leído y acepto la Cláusula de Consentimiento