¿Por qué el arte es clave en la transformación digital?





Tuvimos el placer de ser los protagonistas – con el Arte y CultHunting – de la Fiesta de la Primavera del Foro de Recursos Humanos de Fomento del Trabajo.

Más de un centenar de directivos de Recursos Humanos quisieron saber cómo humanizar sus empresas a través del arte. Y, os preguntaréis, ¿por qué en un momento de rápida transformación digital el valor de ser humano es tan importante? Nos encontramos en un momento de la historia de la especie humana – una historia con más de 150.000 años de historia – en que, por primera vez, tenemos un gran reto de adaptación ante un nuevo entorno: la convivencia de la inteligencia humana con la inteligencia artificial.

El Homo sapiens o persona sabia fue la única especie superviviente del género homo. Nos diferencia de las otras especies que conviven con nosotros en el planeta Tierra la capacidad de abstracción, imaginación y adaptabilidad, todo lo que conforma nuestra cultura. Por primera vez en la historia existe algo que se adapta mejor y más rápido que nosotros: la tecnología. Y es que las máquinas aprenden de nosotros, aprenden a aprender y generan inteligencia cognitiva. Ya en los 90 el Deep Blue ganó al gran campeón de ajedrez Gary Kasparov. 20 años más tarde IBM ha creado Watson, un sistema cognitivo de interpretación del lenguaje natural en tiempo real…

La tecnología cambia muy rápido, las personas no. Existirá la transformación digital real sólo cuando las personas cambiemos. Lideraremos en positivo la convivencia con las máquinas si aprendemos a valorar el hecho de SER humano, a aquello que las máquinas nunca podrán hacer: soñar, imaginar, crear, sentir. De esto hablamos ampliamente en los diálogos de la Mobile Week Barcelona que tuvimos el orgullo de impulsar y organizar.

Ray Kurzweil, director de ingeniería de Google, dice que en 2030 podremos conectar nuestro cerebro a otro  externo de la nube que nos hará más inteligentes. La tecnología se vuelve más humana. ¿Y nosotros? ¿Estamos aprovechando la tecnología para ser más inteligentes o le estamos delegando la capacidad de análisis y toma de decisiones?

IMG_4161

Digitalizarse es incorporar la tecnología a nuestra vida y nuestro trabajo. Pero la transformación digital implica un cambio cultural, es puro humanismo. Requiere que, nuevamente en nuestra historia, explotemos las cualidades intrínsecamente humanas de la adaptabilidad, imaginación e intuición, resiliencia, creatividad, pensamiento crítico y riesgo.

¿Y cómo nos entrenamos para desarrollar estas competencias y actitudes vitales? El arte y la cultura son la herramienta esencial de transformación de las personas, organizaciones y de la sociedad. Tenemos que entrenar nuestro cerebro para que sea más intuitivo, creativo, permitir expresar las emociones, tomar perspectiva… tenemos que aprender a volver a aprender. Y expresándonos artísticamente y jugando es cómo más se aprende.

La música contribuye al desarrollo neuronal y es curativa. Bailar desarrolla la creatividad y la toma de decisiones. Cantar libera del estrés, aumenta la capacidad pulmonar, mejora la postura, genera sintonía y aumenta el bienestar. El teatro nos ayuda a fomentar el placer de lo imprevisto, la improvisación, el riesgo y la expresión. Leer – la lectura profunda – genera empatía, capacidad de comprensión, pensamiento crítico e imaginación. Pintar, dibujar, esculpir nos aporta capacidad de abstracción, de representación, de observación…

¿Cuánto tiempo dedicamos en nuestras vidas y en nuestras empresas a alimentar el valor de SER humano? Aquello que nos hace únicos y nos permitirá sobrevivir como especie en este nuevo mundo digital que ya es una realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

tres + 6 =

He leído y acepto la Cláusula de Consentimiento