¿Cuál es el perfil del gestor cultural?

Ayer jueves 29 de abril, la Asociación de los Profesionales de la Gestión Cultural de Cataluña (APGCC) nos ofrecía una Jornada sobre el Perfil del Gestor Cultural. Se presentaba el interesante y riguroso estudio de Tino Carreño.

La profesión de la gestión cultural es muy nueva en nuestro país, y también en el resto del mundo (a pesar de que en el ámbito anglosajón tienen algo más de recorrido y, sin duda, reconocimiento). Se hablaba de animador, promotor, mediador, agente, trabajador, administrador o gerente cultural… Hacia los años 80 se empieza a utilizar la denominación de gestor cultural y en  la década de los 90 empiezan a surgir estudios específicos de este ámbito.

Hoy, se ha logrado bastante consenso en la denominación de  nuestra profesión, gestor cultural, pero quizás no está tan claro cuál es nuestro papel. A menudo todavía no sabemos explicar lo que hacemos. Alfons Martinell apunta a que el gestor cultural, analiza e interpreta la realidad, facilita la participación en la acción pública y social, crea estados de opinión, estructura y construye demandas sociales, culturales y educativas, descubre y evidencia nuevas necesidades de la sociedad, … Son muchas y muy diversas las funciones pero no son fáciles de explicar. Lo que es un hecho es que la gestión cultural es una profesión al alza con cada día más estudiantes de los másteres y posgrados en la materia y más profesionales de otros ámbitos que se aceran. Y, ¿ por qué?

Tino Carreño nos hace una elocuente explicación de las conclusiones de su estudio del Perfil del Gestor Cultural de hoy. Define el gestor/a cultural como un mediador entre la creación y/o el patrimonio cultural y el consumo o la participación ciudadana. Explica que la profesión se feminiza (entre la franja de profesionales más joven, las mujeres son ya el 80%), que el nivel de formación de los gestores culturales es muy alto con un 89% de estudios universitarios y, de estos, un 52% con másteres y posgrados. Respecto a la remuneración, los sueldos son más altos a las instituciones públicas que a la empresa privada. Y los los hombres tienen una remuneración notablemente más alta que las mujeres. (Vaya, yo soy mujer y trabajo por cuenta propia… )

Respecto a  los retos de futuro de la gestión cultural, Carreño concluye que estos son la consecución de un convenio, la catalogación de la profesión y un mayor reconocimiento. Vamos hacia aquí.

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 1 =

He leído y acepto la Cláusula de Consentimiento